Policía dice no encontró indicios indiquen que sargento de la AMET era chantajeada por oficial superior

 

 

SANTO DOMINGO.-La Policía Nacional dio a conocer hoy el informe de investigación sobre la muerte por suicidio de la sargento mayor Anny Montero, de 34 años, ocurrida el pasado 20 de julio dentro de uno de los baños de la embajada de los Estados Unidos en el país, concluyendo que en el caso no actuaron manos criminales.

 

El informe preliminar sostiene que las pesquisas en torno a este caso, así como el análisis balístico, revelan el arma usada que los proyectiles de la pistola que tenía asignada como su arma de reglamento la fallecida, coinciden en sus características individuales con el casquillo colectado en el lugar del hecho y que también al ser tomadas las muestras el dorso de sus manos, se detectó residuos de pólvora.

 

Los investigadores explican que, en el caso de las declaraciones de los familiares de Montero, que atribuyen el suicidio a la supuesta extorsión o chantaje de un oficial superior, con quien había tenido un romance, no se pudo establecer ningún vínculo que así lo confirme

 

Se recuerda que, al momento del suicidio, la agente de la Digesett, estaba asignada a facilitar el tránsito en el entorno de la Embajada estadounidense, en uno de cuyos baños habría cometido la acción.

 

Las pesquisas fueron realizadas por representantes del Ministerio Público y una comisión Policía Nacional, compuesta por los generales Rafael Cabrera Sarita, i Pablo Arturo Pujols, director Central de Investigación (DICRIM), Héctor García Cuevas, director de Asuntos Internos, y Teresa Martínez Hernández, titular de la Dirección Especializada de Atención a la Mujer y Violencia Intrafamiliar del cuerpo del orden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *